Busca en nuestro blog

APORTES PARA LA EDUCACION

Estamos celebrando  el 6to. Aniversario de nuestro Blog Educativo y deseamos consolidar el CENTRO INTEGRAL PSICOPEDAGÓGICO.  Puedes  apo...

JUEGOS DE UNIDAD, DECENA Y CENTENA PARA NIÑOS

                                                                                     (CON SONIDO)

Abre los enlaces y practica las posiciones numéricas:                     

SER PADRES

CUALIDADES PARA SER PADRES DE NIÑOS INTEGRALES


Las Cualidades para ser buenos padres no se consiguen a la vuelta de la esquina, es cuestión de trabajo, disciplina y paciencia; sin embargo, los frutos son de gran importancia. Y así se va formando una sociedad bien estructurada, con seres humanos integrales y útiles para la sociedad.


Las siguientes virtudes les permitirán poseer las "Cualidades necesarias para ser Buenos Padres" sin necesidad de usar la violencia o ser dictatoriales, nada mejor que un padre paciente y equilibrado que entiende y ayuda a los hijos a que adquieran buenos habitos en el tiempo.

  1. Empatia. La empatia habla de la importancia de colocarse en los zapatos de sus hijos. Piensen como eran y como se sentian a esa edad, entenderlos no implica aceptar su mal comportamiento, pero si tratar de ayudarlos desde la propia experiencia.
  2. Comunicacion. Es importante escuchar a los niños cuando ellos quieren hablar, de esta forma se crean lazos de confianza y los pequeños van a acudir a los padres cuando tengan un problema. A pesar de que se traten de cosas sencillas, los niños quieren ser escuchados. El saber escuchar es una de las mejores cualidades para ser buenos padres.
  3. Autocontrol. Uno de los problemas que se presenta en las familias, es que los padres se llenan de ira y comienzan a gritar a los niños, y en algunas ocasiones los golpean, esto daña la relacion padre e hijo y genera que el niño les tenga miedo. Los buenos padres deben controlarse para ayudar a los hijos a mejorar.
  4. Paciencia. Muchos padres desean tener hijos perfectos, que no se equivoquen y que realicen todas las tareas asignadas, pero los buenos padres deben llenarse de paciencia para corregir a sus hijos cuantas veces sean necesarias, hasta lograr una buena formación de su carácter.
  5. Ser ejemplo. Los padres que hacen enseñan más que los padres que dicen; la coherencia hace que las palabras tengan valor y los hijos puedan asimilarlas con facilidad, nada mas ineficiente que consejos contrarios a lo que se esta haciendo. El padre irresponsable no puede decirle a su hijo que sea responsable o un padre borracho no puede aconsejar a su hijo que no consuma alcohol; la formación de los hijos se puede lograr desde una vida ejemplar. El ejemplo es un punto vital para ser buenos padres.