BUSCADOR GOOGLE

Cargando...

JUEGOS DE UNIDAD, DECENA Y CENTENA PARA NIÑOS

                                                                                     (CON SONIDO)

Abre los enlaces y practica las posiciones numéricas:                     

SER PADRES

QUÉ HACER EN LAS VACACIONES ESCOLARES


La falta de oportunidades o alternativas para la recreación puede hacer que nuestros hijos e hijas queden atrapados por las pantallas del televisor, computadoras y videojuegos, intoxicándose de contenidos inconvenientes para su salud emocional.


Esperamos con ansias las vacaciones. Soñamos con ese momento que nos permita cambiar la rutina, hacer cosas distintas y emocionantes que le pongan color a la cotidianidad.

Sin embargo, para las familias este largo período de vacaciones puede convertirse en un "dolor de cabeza" al no saber qué hacer con sus hijos, especialmente si les toca trabajar.

En estos períodos por la cantidad de tiempo libre, la dinámica familiar cambia, los horarios se tornan más flexibles a la hora de levantarse o ir a la cama, comer, recrearse, jugar… estos cambios pueden generar estrés, a veces difícil de manejar.


A muchos adolescentes se les activa el deseo de buscar un empleo que les permita ocupar el tiempo libre y conseguir algunos recursos para comprar el equipo o la prenda de vestir con la que tanto han soñado, o tener dinero para ir al cine, la playa, etc. A las familias les asusta que el gusto por el dinero los lleve a plantearse la posibilidad de dejar los estudios por el atractivo de contar con un empleo.

¿Qué podemos hacer?


Convertir el arte en un aliado: estimulándolos a que se expresen con dibujos que pueden convertirse en cuentos que se compartan con la familia. Podrían realizar tarjetas, cuadros con imágenes o escenas que obsequien a sus seres queridos o para decorar su habitación.

Convertir las manos en posibilidades para crear: realizando manualidades sencillas, para crear cofres de cartón, títeres, porta-retratos, porta-lápices…


Aprender a tocar un instrumento musical, participar en clases de danza o cualquier otro baile que sea de su interés.


Realizar deportes, montar bicicleta, salir de excursión. Se pueden organizar las familias para turnarse y acompañarlos.


Colaborar con las tareas del hogar y compartir en horarios acordados y que tengan como compensación el estar juntos, comunicarse mientras realizan las actividades domésticas.


Redecorar el cuarto o algún lugar de la vivienda con el apoyo de los adultos pueden organizar la habitación de forma diferente, seleccionar lo que ya no utilizan y si está en buen estado donarlo y de esta forma se estimula la solidaridad.


Ver películas, reflexionar sobre el contenido, los personajes, la trama, para identificar qué opinan y sienten sobre lo planteado. Se puede estimular su imaginación preguntándoles qué hubiesen hecho ellos y ellas en esa situación.


Participar en planes vacacionales. Son una buena oportunidad para que los niños y las niñas puedan recrearse y socializar con otros niños y niñas. Se puede investigar los que están realizando las alcaldías para este período, con costos accesibles y personal preparado.


Visitar familiares, pasar unos días juntos, como por ejemplo abuelos, tíos, primos para compartir y propiciar el acercamiento.


Por: Óscar Misle